HECHO & COMENTARIO
La propiedad está ubicada en Calabasas, Los Ángeles, y tiene como vecinos a las hermanas Kardashian y al mismísimo John Travolta.

Recién cumplidos los 18 años, Prince Michael Jackson II, el menor de los hijos del fallecido Michael Jackson, desembolsó 2,62 millones de dólares por su nuevo hogar.

 

La nueva propiedad de "Blanket”, conocido así desde niño, se encuentra ubicada en Calabasas, una localidad situada en el condado de Los Ángeles, conocida por albergar las mansiones de famosos como Celine Dion, Will Smith, Larry Ellison, Jerry Seinfeld o las Kardashian.

 

Según la revista Variety, la vivienda mide casi 600 metros cuadrados y dispone de seis habitaciones.

 

Hay un garaje con espacio para tres vehículos, una piscina, un spa y una zona de barbacoa.

 

Construida en 1990 pero renovada por su anterior dueña, la residencia tiene un estilo mediterráneo.

 

Asimismo, la zona residencial cuenta con un servicio de vigilancia las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

 

El pequeño de la familia, que alcanzó la mayoría de edad el pasado 21 de febrero, decició vivir en el mismo municipio donde se crió con su abuela Katherine después de la muerte de su padre en 2009. Ahora entre sus vecinos se encuentra el actor John Travolta y vive justo al lado de la fiscal, Marcia Clark, que dirigió el caso contra el ex jugador de fútbol americano O.J. Simpson.

 

En los últimos años sus hermanos mayores también han adquirido millonarias propiedades.

 

Paris Jackson, de 21 años, compró en 2017 una casa en Topanga, al noroeste de Los Ángeles, por unos 2 millones de dólares. El mayor de los hermanos, Prince Michael Jackson I, de 23 años, desembolsó 2,2 millones de dólares por una residencia en la ciudad californiana de Rancho Palos Verdes, a una hora al sur de Calabasas.

 

La propiedad también dispone de un amplio jardín que rodea gran parte de la vivienda, con árboles y setos que separan a Jackson del resto de sus famosos vecinos.

 

La puerta de entrada está hecha de vidrio y hierro forjado y da paso a un vestíbulo de doble altura, con una escalera curva con moqueta y una gran lámpara de araña.

 

En la planta superior hay cuatro habitaciones, cada una con baño propio, y un gimnasio, de menores dimensiones en comparación con el resto de espacios.

En la planta baja se encuentran la sala de estar, el comedor, una despensa y una amplia cocina con una gama de electrodomésticos de acero inoxidable de alta gama.

 

En la planta baja, la mayoría de las salas impresionan con elegantes pisos de madera, y la sala de estar de gran tamaño incluye una lámpara de araña de cristal, unas pesadas cortinas doradas para un toque de realeza en el Valle de San Fernando.

 

La propietaria anterior rehizo parcialmente el patio trasero, y ahora incluye una zona de barbacoa incorporada con asientos estilo bar y un amplio césped.

 

No sorprende que Jackson, a pesar de su juventud, pueda permitirse una casa de esta magnitud. Pese a su muerte y las denuncias en su contra, “El Rey de Pop” sigue facturando millones al año, un dinero que reciben los tres hijos del cantante.

 

“Blanket Jackson” , que nació a través de un vientre de alquiler, es el hijo del cantante que más alejado se ha mantenido de los medios de comunicación y las redes sociales. Desde niño decidió quedar fuera del ojo público. Fue criado por su abuela Katherine. No participa en eventos de Hollywood y sus apariciones públicas son contadas.

 

Sus proyectos juntos han hecho que saliera de su anonimato y se le pudiera ver en algún acto público. Con Prince Michael Jackson I, con quien comparte su afición por los animales, las motos, la ciencia y la ciencia ficción, iniciaron hace nueve meses un programa en YouTube (Film Family) sobre cine. Sin embargo, se quedó solo en un episodio, que consistió en una crítica de la película Avengers: Endgame.

El ahora adulto de 18 años también sigue los pasos de bienes raíces de sus hermanos mayores.

 

Prince Michael Jackson II es conocido como “Blanket” desde el 2002, fecha en la que su padre lo mostró cuando tenía solo nueve meses de vida ante sus fans desde el balcón de tercer piso de un hotel en Berlín con la cara cubierta con una manta (‘blanket’ en inglés). El apelativo, que perdura hasta la fecha, no es del agrado del joven, quien se hace llamar “Bigi”.

 

Infobae 

Martes 03 de Marzo, 2020
Más artículos