HECHO & COMENTARIO
Durante una audiencia ante la Cámara de Diputados, el diplomático reiteró sus dudas respecto al próximo gobierno de Argentina, que asumirá sus funciones el 10 de diciembre. Días atrás, reconoció que la administración de Jair Bolsonaro podría abandonar el bloque regional si Fernández limita las exportaciones de Brasil.

Alberto Fernández no asumió aún como presidente de Argentina y ya protagonizó fuertes cruces con el gobierno de Brasil. Este miércoles, durante una audiencia en la cámara de Diputados, el canciller brasileño Ernesto Araújo advirtió que el flamante jefe de Estado argentino podría “destruir” el Mercosur.

 

Uno de los temas sobre los que fue consultado por los parlamentarios fue acerca de sus dichos al diario Valor, entrevista en la que reconoció que Brasil podría romper el Mercosur si el flamante gobierno argentino adopta una postura comercial proteccionista y retoma sus lazos con el “bolivarianismo”.

 

Araújo ratificó esos dichos ante la Cámara, y para explicar su concepto comparó el Mercosur con el puente construido entre ambos países en la década de 1990. En esa línea, sostuvo que ese paso fue “derrumbado con los gobiernos de ambos países” entre 2003 y 2015, época en la que Argentina fue gobernada por el kircherismo y Brasil por el Partido de los Trabajadores (PT), de la mano de Lula da Silva y Dilma Rousseff.

 

El canciller aseguró que el gobierno de Bolsonaro busca “reparar este puente”, y sobre Fernández opinó: “Parece una persona que se acerca al puente con un mazo para intentar destruirlo. Si eso no sucede, mucho mejor”.

 

Fernández fue elegido el pasado 27 de octubre como flamante presidente de Argentina tras imponerse en las elecciones sobre el actual mandatario, Mauricio Macri, quien durante su gestión mantuvo una estrecha relación con Bolsonaro. La vicepresidenta de Fernández será Cristina Kirchner, quien gobernó el país desde 2007 hasta 2015.

 

Además de manifestarse en contra de la ideología política de Fernández y Kirchner, aliados de los gobiernos de izquierda en la región, Bolsonaro criticó al flamante mandatario argentino por haber visitado durante su campaña al ex jefe de Estado Lula da Silva, en la prisión de Curitiba. El presidente electo, incluso, durante los festejos tras su triunfo en los comicios pidió por la libertad del líder del PT.

 

“Nosotros tuvimos dudas a fines del año pasado sobre la utilidad del bloque. Pero luego apostamos al Mercosur y este venía siendo exitoso con la Argentina de Macri (...) Una eventual retracción de Argentina no nos va a afectar, ya que Brasil avanzará en forma individual”, indicó esta semana Araújo al diario Valor.

 

Las palabras de Araújo están en sintonía con las pronunciadas por el propio Bolsonaro, quien días atrás no descartó la posibilidad de “apartar” del bloque a la Argentina: “No digo que saldremos del Mercosur, pero podremos juntarnos con Paraguay. No sé qué va a suceder en Uruguay, vamos a ver lo que va a pasar en las elecciones, y decidiremos si Argentina hiere alguna cláusula del acuerdo o no. Si la hiere, podemos apartar a Argentina”.

 

Estas expresiones encendieron las alarmas en torno al futuro del Mercosur, y de las relaciones entre Brasil y Argentina, dos socios comerciales históricos.

 

Este jueves, con la intención de apaciguar un poco las aguas, el mandatario brasileño sostuvo que aspira a tener una relación “pragmática” y de amplios vínculos comerciales con Argentina en cuanto Alberto Fernández tome posesión como presidente el próximo 10 de diciembre.

 

Infobae  

Jueves 28 de Noviembre, 2019
Más artículos